Según el INE, cada español genera de media unos 460 kg de residuos al año (dato año 2014) entre residuos orgánicos, papel, plástico, vidrio, textiles y metal, entre otros.

Concretamente en Canarias, cada ciudadano genera una media de 1,73 kg de residuos al día (INE 2014), y en el caso particular del municipio de Las Palmas de Gran Canaria, esta cantidad asciende a 1,57 kg/día.

Podemos reducir de manera importante esta cantidad de residuos generados separando las diferentes fracciones en casa y responsabilizándonos de su correcta gestión. Para ello, los canarios sólo tenemos que colaborar con nuestro sistema de gestión de residuos y actuar. ¿Cómo es posible actuar?

  • Adquiriendo nuevos hábitos de consumo. Haz compras que se ajusten a nuestras necesidades reales y evita productos o alimentos con excesivo embalaje.
  • Reduciendo lo máximo posible los residuos que generas. Lleva tu propia bolsa reutilizable al supermercado y compra, cuando te sea posible, alimentos a granel.
  • Separa selectivamente los distintos tipos de resiudos que generas en casa. Lleva al Punto Limpio más cercano aquellos residuos que, por su volumen o peligrosidad (aceites de motor, baterías, pilas, bombillas de bajo consumo, electrodomésticos, muebles, etc.), no puedes depositarlos en los contenedores habituales. Estos son los puntos limpios de nuestra ciudad.
  • Participa en la medida de lo posible con el sistema de residuos de Las Palmas de Gran Canaria y contacta con el Ayuntamiento para cualquier sugerencia, solicitud o queja.

¡Aplica la regla de las 3R Reducir-Reutilizar-Reciclar!

¿Cómo reducir la generación de residuos?:

  • Piensa si el producto que te ofrecen es realmente necesario.
  • Elige preferentemente envases familiares frente a los individuales o duplicados en pequeñas dosis.
  • Evita, siempre que sea posible, productos de usar y tirar. Cuando adquieras alimentos o bebidas, escoge en primer lugar los que vengan en vidrio, luego en lata, después en plástico, y por último, en tetra-brik, que es el más difícil de reciclar.

¿Cómo darle una segunda oportunidad a los productos? Reutilizar:

  • Repara, en la medida de lo posible, aquellos productos que no necesitas tirar obligatoriamente.
  • Compra productos que sean reutilizables y no de un sólo uso como bolsas, cajas, plásticos, etc.
  • Dona o vende aquellos productos que ya no utillices antes de que se deterioren.

Reciclar es fabricar nuevos productos con materiales de otros ya usados:

  • Separa cuidadosamente los distintos materiales de los envases o embalajes. A mayor separación, mayor reciclaje.
  • Vacía los envases antes de tirarlos y aplástalos para que ocupen menos espacio en tu bolsa y en el contenedor.
  • Evita siempre depositar residuos inapropiados en los contenedores de las distintas fracciones (papel y cartón, envases ligeros, vidrio, etc.).